MEDIOS FÍSICOS VS. MEDIOS VIRTUALES

Desde los comienzos de la era de la informática, uno de los tantos problemas que aquejan a los que manejan la PC, son los medios de almacenamiento de datos, es decir, los lugares físicos o virtuales en los cuales guardamos todos los informes, música, videos, documentos, etc.

Se puede decir que unos de los primeros medios en almacenar datos dejando de lado los discos rígidos, fueron los diskettes de 5 1/4¨ (360Kb en baja densidad y en alta densidad alcanzaban los 1,2Mb  – ya en desuso)

                                          

Los mismos comparados con los medios de estos tiempos, almacenaban muy poca información, pero fuera de los discos rígidos, eran los únicos medios en los cuales podíamos trasladar nuestros valiosos datos. La desventaja grande que presentaban era de ser de un material muy flexible, muy maleables, sensibles a las temperaturas; y fácilmente perdían la información. Los factores como la suciedad, calor, magnetismo, traslado; llevaban a la pérdida de los datos almacenados en el mismo.

El segundo salto lo dan los diskettes de 3 ½” (1,4 Mb), en la actualidad algunas máquinas siguen teniendo este tipo de disqueteras, aunque la gran mayoría presenta algunos inconvenientes al tratar de leer este medio de almacenamiento.

                                         

Ventajas: muy fácil traslado

Desventajas: también son flexibles (no tanto como los anteriores), muchas PC actuales presentan grandes dificultades para leer estos discos, razón por la cual, los datos almacenados de terminan perdiendo.

En la década de los 90 hace su aparición las Unidades Zip de Iomega, con una capacidad de almacenamiento de 100Mb, todo un salto en las nuevas tecnologías, rápido su apogeo como su desaparición.

Tras el desuso de este tipo de unidades, aparece en el mercado otra forma de almacenar nuestra información. Los programas cada vez son más complejos, y por lo tanto, se necesita más capacidad, razón por lo cual, ingresan las unidades de CD. Podían almacenar hasta 650Mb, en consecuencia, desplazó a las unidades anteriores. No pasa mucho tiempo y su capacidad aumenta a 700Mb, las lectoras de CD se transforman en lecto-grabadoras, con lo cual se crea el CD regrabable. Se tiene la posibilidad de grabar, usar, borrar y volver a grabar. Una solución bastante loable, pero el polvo, la humedad, la temperatura y la falta de cuidados; hacen que estos mismos se vuelvan ilegibles, por lo tanto la información guardada en ellos, simplemente se pierde.

                                                   

En estos momentos, buscan de todas las maneras posibles crear unidades con capacidad cada vez mayores, un grande pisa a los anteriores, y surge el DVD.

                                                

Su capacidad es mucho mayor que todas las anteriores 4,7Gb (4488Mb), primero los grabable, luego los re-grabables, hasta llegar a los doble capa (aprox. 8,5Gb).

Casi a la par de estos, llegan los pendrives, pequeñas unidades de fácil traslado con distintos volúmenes, que al poco paso del tiempo fueron aumentando su capacidad 1Gb, 2Gb, 4Gb y hasta los 16Gb.

En la actualidad, el mayor porcentaje de personas que manejan una PC, cuentan con uno o más de ellos. Maleables, resistentes, fácil traslado; son todas características de los mismos.

En cuanto a discos, hasta los DVD están empezando a dejarse de lado, un gran monstruo trata de ganar espacio, son los Blue Ray, discos muy similares a los DVD, pero con una capacidad superior a los 24Gb. Su uso más cotidiano es para las películas que se encuentran en HD (High Definition).

                                                

Aunque tienen mucha capacidad, su uso se está dando lentamente, no todas las PC cuentas con lectoras para los mismos. Los lectores de blue ray de mesa (como los DVD de mesa) tienen un precio en el mercado que todavía no es tan accesible para todos, pero eso no quita a que en poco tiempo se puedan utilizar tanto o más que su pariente más cercano, el DVD.

Esta es la cronología de los medios de almacenamiento de datos removibles, de manera física, dejando expresamente aclarado que todos los medios mencionados, no son el 100% confiable.

Algunos tips para el cuidado de CD, DVD y discos Blue Ray:

  • Mantenerlos en sus respectivos estuches hasta el momento de ser utilizados, y luego guardarlos con sumo cuidado.

  • Mantenerlos alejados de los lugares de humedad, polvo, altas temperaturas.

  • No dejarlos sobre equipos electrónicos, como pueden ser los centro musicales, televisores, microondas, parlantes, etc. En ellos se crean campos electromagnéticos, que pueden llegar a dañar la información guardada en los mismos.

  • No limpiarlos con papel, trapos, agua, etc.

  • No frotarlos en forma circular contra pantalones, buzos u otro tipo de prendas. La grabación de los mismos no se realiza en forma circular, como muchos piensan. La grabación se hace en forma helicoidal.

Tratar de mantener las lectoras en buen estado, utilizar los limpiadores de lectoras con el líquido correspondiente, comprado en una casa de computación. Si tienes algún problema con tu PC, acude a un Técnico que conozcas, no dejes la computadora en cualquier casa de informática.

Retomando el tema del almacenamiento de datos, ya vimos los medios removibles, pero dejamos de lado otro simple método que es utilizado en situaciones, en las cuales el caudal de datos que vamos a operar no es de tanto peso.

Generalmente todos los que trabajan con la PC, tienen una o varias cuentas de correo electrónico, y las mismas pueden servir también para guardar datos de suma relevancia, como pueden ser los documentos de Word, Excel, Powerpoint, pdf, imágenes, etc.

En estos casos es importante tener en cuenta, el ancho de banda con el que cuentas, la velocidad de tu PC y la capacidad que te brinda tu proveedor de correo electrónico respecto al peso de los archivos adjuntos. Hotmail, Yahoo o Gmail; no cuentan con el mismo volumen para archivos adjuntos. (trata de buscar este tema en los datos brindados por tu proveedor de correo electrónico).

                                                                             

El método es sencillo, simplemente envíate a tu dirección de mail como adjunto, el o los archivos con los cuales te encuentres trabajando. Los mismos quedarán guardados en tu correo electrónico, cuando la situación requiera volver a utilizarlos, ingresas a tu mail y lo descargas. De esta manera no te encuentras limitado por recordar llevar tu pendrive, siempre que tengas una máquina a mano y acceso a Internet, podrás seguir trabajando con dichos archivos.

Si en algún momento sientes desconfianza que pueden llegar a estar leyendo tus archivos adjuntos, sólo deberás comprimirlos e ingresarles una clave. De esta manera, si alguien abre tu mail y descarga el archivo adjunto, cuando lo quiera descomprimir le pedirá la clave, y si tu no se la has dado, puede pasar horas tratando de acertar la llave correcta.

También en los casos que la importancia de la información que viaja a través de Internet, así lo requiera, podrás utilizar otro tipo de programas que se dedican a la encriptación de datos, mediante un algoritmo matemático de muy difícil acceso y muy complejo de descifrar. Eso si, no olvides la llave de encriptación, caso contrario, olvídate de la información.

Para culminar este tema, también debes tener en cuenta que existen páginas de almacenamiento de información gratuitos: Megaupload, Rapishare, Gigasize, Mediafire, Depositfiles; y muchas más.

                                                   

                                             

En dichas páginas puedes alojar archivos temporalmente de manera gratuita, puedes comprimir la información, colocarle clave y subirla (upload) a la página que fueron nombradas anteriormente. Luego si quieres compartir esa información con otra persona, sencillamente le envías la clave para descomprimir el archivo, como así también, la dirección que te genera la página en la cual has alojado tu información.

Ejemplo:

Para finalizar, cabe dejar expresamente aclarado que todo medio de almacenamiento debe ser correctamente revisado en la búsqueda de posible infecciones: virus, troyanos, gusanos, malware; y cualquier tipo de bicho indeseable.

Mantén tu antivirus actualizado, ayúdate con otros programas como pueden ser:

Spyware Search and Destroy

AdAware

CCleanner

Ellos se encargarán de encontrar, todo lo que tu antivirus no ha detectado.

Ahora si, hasta la próxima entrada.

Prof. José Luis Conforti

About these ads